Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes
El metal, es un elemento muy duradero que resulta lo suficientemente resistente ante todos los embates del tiempo, es por ello, que este ha sido empleado para la creación de distintos artículos de seguridad, con la finalidad de proporcionar la mayor seguridad posible.
Sin embargo, a pesar de ello, estos materiales suelen presentar como todo sus quebrantos, pero no tienes por qué preocuparte aquí te ofrecemos una serie de consejos para solventar las situaciones que te puedan acarrear detrimento en tu seguridad.
Tal es el caso, del óxido como sabrás este es una capa anaranjada que comienza a acumularse por encima de la superficie, al principio parece algo meramente superficial, pero después comienza a hacerse relieve hasta el punto que llega a ocasionar agujeros e incluso corroer una gran extensión del metal, lo que ciertamente te coloca en un gran riesgo.
El óxido enemigo del metal
La presencia de óxido, este es el problema más común que pueden presentar todos los artículos de metal, es por ello, que hoy te traemos una serie de soluciones para eliminarlo de tus puertas, ventanas y portones.
Si el óxido es muy poco, puedes incluso removerlo con agua y con jabón, ya que este solo ha logrado formar una capa superficial, este es el momento ideal para eliminarlo ya que no ha logrado penetrar el metal ni hacerse parte de él, siendo posible solucionar el asunto de forma muy rápida.
Por el contrario, si el óxido se presenta muy profundo no tienes por qué angustiarte, ya que este puede ser removido por varios mecanismos.
Uno de ellos, es la remoción con abrasivos, estos los puedes adquirir en la ferretería sin embargo, para la aplicación de estos debes considerar el uso de guantes e incluso de mascarillas, esto obedece a que los mismos son químicos muy fuertes para el organismo, de forma posterior a la aplicación de estos, debes dejar reposar por el tiempo que los mismos indican, y luego remover con agua, de igual manera evita que estos te caigan sobre la ropa ya que puedes dañarla.
En todo caso, si no consigues los removedores, procede a aplicar limón de forma pura, y dejar reposar por espacio de una hora, si deseas que el proceso sea efectivo, coloca un algodón lleno de limón sobre la mancha de óxido, luego retira con abundante agua, al final puedes pasarle la liga para retirar cualquier sedimento.
Algunas personas también consideran que el pase solo de la lija retira el óxido, no obstante, este proceso debes realizarlo utilizando guantes recuerda que la lija puede ocasionar fuertes cortadas sobre tu piel, así que siempre vale protegerse y no sumar otro inconveniente a la situación.
En todo caso luego de retirar el óxido debes considerar que no puedes dejar el material expuesto, ya que este puede volver a adquirir oxido, así que debes realizar un proceso necesario para cubrirlo.
Tal es el caso, de aplicar fondominio o bien protector para metales, todo esto es necesario para que puedas asegurar tus puertas, para aplicarlo lo que vas a requerir es una brocha, es posible que necesites pasarle una o dos manos, todo esto es para cubrirlo de posteriores salidas de óxido.
Una vez que lo apliques debes esperar por espacio de tres a cuatro horas.
Nuestra recomendación es que no finalices la reparación aquí, es aconsejable que apliques una mano de pintura aunque sea, recuerda que esta sirve también para crear una capa protectora sobre el mismo, y así evitar daños posteriores, en todo caso no está de más la protección.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies